Blog

TIPOS DE UVA

By 12 marzo, 2020 No Comments
Tipos de Uva

La uva es una fruta que nos acompaña cuando degustamos un buen vino o celebramos la llegada de un nuevo año. La tenemos presente en múltiples formas y variantes, pero es complejo entender toda su riqueza y variedad.

Por este motivo, vamos a arrojar un poco de luz sobre esta cuestión, para que entiendas mejor todas las posibilidades y cualidades de este fantástico alimento. 

Características de la uva

Este preciado fruto proviene de la vid, un vegetal compuesto por dos elementos: raíces y vuelos. El primero proporciona a la planta la alimentación que necesita y ejerce de anclaje en el suelo; el segundo, es un tallo o tronco conformado por ramas largas que sujetan los racimos, cuya misión es transportar agua y savia al resto del organismo. 

Del mencionado tronco emergen 2 o 3 brazos fuertes que dan lugar a los sarmientos. De ellos brotan los zarcillos, que generan las hojas y flores que producen la uva. Los racimos de uva, a su vez, disponen de dos partes diferenciadas: el escobajo o raspón y el grano de uva o baya. El escobajo es el compuesto leñoso que sale a partir de los sarmientos y contiene la uva. La uva, a su vez, dispone de piel u hollejo, pulpa, semillas y pepitas.

La piel es la fina película protectora encargada de resguardar a la pulpa. Tiene una capa cerosa denominada pruina a la que se adhieren las bacterias, albergando el color y aroma que conforma a los vinos. La pulpa es un cuerpo carnoso cargado de azucares y agua. En el centro de la uva encontramos las pepitas.

Debes saber que cada vendimia es un mundo. No todos los años se dan las mismas condiciones para obtener resultados idénticos. Hay que considerar ampliamente los factores endógenos y exógenos que marcan la diferencia.

Factores endógenos 

Pluviometría: Hace referencia al volumen de lluvia que puede llegar a caer en un mismo lugar. El exceso de agua es perjudicial para la planta, que producirá menos azúcar y se volverá más ácida; por otro lado, las sequías desembocan en frutos de pésima calidad y la propia muerte de las vides en los casos extremos. 

Temperatura: Este factor incide enormemente en el proceso biológico. Con temperaturas inadecuadas los ciclos naturales se verán alterados, en especial etapas fundamentales como la floración. En un contexto de altas temperaturas, como viene pasando en los últimos años, la maduración llega antes, disparando los azucares y el dulzor. Además de esto, si las temperaturas tornan a picos de frío extremo, los tiempos se ralentizan y los vinos resultantes serán parcos en alcohol y tremendamente ácidos. 

Luminosidad: Es la cantidad de luz que recibe la planta a lo largo de su ciclo biológico. Aquí entra en juego la ubicación de la cosecha, ya que en el norte de España recibirá 2000 horas de luz al año, y en el sur y zonas insulares la cifra aumentará hasta llegar a 3000. 

Factores exógenos  

Heladas: El hielo es de esos elementos que pueden acabar con todo. Una helada en pleno invierno resultará poco dañina, porque la vid se encuentra en periodo de inactividad. Sin embargo, los temporales a destiempo y en meses dispares (como mayo o septiembre) impactarán con fuerza en la salud de la plantación. 

Viento: Las corrientes de carácter moderado, templadas y húmedas son una buena señal, porque generan beneficios positivos a lo largo del ciclo de vida. Por el contrario, los vientos de alta intensidad pueden arrasar con una producción completa. 

¿Qué tipos de uva existen?

Uvas de mesa

Físicamente se parecen a bayas voluminosas, y pueden encontrarse en distintas formas y tamaños. A nivel cromático, ofrecen gamas que transitan desde el verde hasta el purpura. Las uvas de mesa son muy demandadas, lo que ha derivado en una oferta muy heterogénea. 

Su piel es esencialmente fina y la carne muy jugosa, aspectos que constituyen su elemento diferencial. Además, son especialmente dulces, atributo que se incrementa gracias al entorno en el que son cultivadas, adquiriendo el aroma de frutos y demás elementos externos. Por lo tanto, es una opción deliciosa y cargada de matices. 

Uva de vino

La reina de las uvas se reserva para generar la bebida por excelencia (al menos en el mediterráneo). La uva de vino representa el mayor porcentaje de producción a nivel mundial, y no es de extrañar dado el potencial que tiene en el mercado. Esta variedad emerge de la Vitis Vinifera, una especie que engendra frutos más pequeños y con la piel robusta. 

Y es que, a la hora de elaborar vino, esta robustez de la que hablamos es la encargada de conferirle toda su personalidad. A partir de la misma se obtiene el color que ayuda a potenciar la experiencia vinícola: empezando por la vista, pasando por el olfato y concluyendo con el gusto. Estas uvas son mucho más dulces que sus homólogas de mesa, algo necesario porque se necesita de gran cantidad de azúcar para que la levadura convierta sus jugos en alcohol.

Uva pasa

Destinadas al mundo de los frutos secos, son muy populares y se emplean en toda clase de recetas. En este caso se somete a la uva a un proceso de desecado, que puede llevarse a cabo de manera natural o en secaderos concebidos a este fin. A través de los instrumentos y la maquinaria adecuada se logra una correcta deshidratación, que potencia el sabor y concentra el azúcar. 

Diferencias físicas y clases 

Teniendo en cuenta su aspecto físico, podemos hablar de dos tipologías: tintas y blancas. Hay que considerar que la pulpa de ambas modalidades produce mosto blanco, y es en su transformación cuando se generan los vinos tintos o blancos. Algunas excepciones, como la garnacha tintorera, poseen piel y pulpa ya coloreadas. 

Principales uvas tintas españolas: bobal, cabernet, sauvignon, cariñena, cencibel, garnacha tinta, graciano, listán negro, malbec, malvasía tinta, mazuela, mecía, merlot, monastrell, negramoll, pinot, noir, syrah, tempranillo, tinta de Toro, tinta del país, ull de llebre, etc.

Principales uvas blancas españolas: airén, albariño, chardonnay, garnacha blanca, gewürtztraminer, godello, malvar, macabeo, malvasía, merseguera, moscatel, palomino fino, parellada, Pedro Ximénez, pinot meunier, riesling, sauvignon blanc, treixadura, verdejo, viura, xarello.

Principales uvas tintas extranjeras: Barbera-Piamonte, brachetto-Piamonte, cabernet franc, cabernet sauvignon, colombard, lambrusco, malbec, merlot, meunier noir, nebbiolo, pinot noir, syrah.

Principales uvas blancas extranjeras: barcelos, chardonnay, gewürztraminer, madeira, muscadelle, muscato o moscato, pinot chardonnay, pinot meunier, riesling, sauvignon blanc, verdelho, viogner.

 

Para nosotros, la tradición es esencia, espíritu, ADN; mientras que la innovación son nuevas formas y nuevas apariencias. Te invitamos a conocer nuestros cursos de enología dónde aprenderás mucho más sobre el apasionante mundo de la enología.

Leave a Reply